Neuromarketing: Cerebro Reptil Y Las Decisiones De Compra

Neuromarketing: El cerebro reptiliano y las decisiones de compra

Neuromarketing: El cerebro reptiliano

 

El Neuromarketing es una ciencia apasionante que va a ayudar a aclarar mucho la forma en cómo nos comportamos y actuamos. Ya sea para elaborar una estrategia de marketing de contenidos, como para encontrar trabajo o mejorar el engagement en redes sociales, saber cómo funciona nuestro cerebro es primordial.

Hoy vamos a acercarnos y conocer un poco cómo funciona nuestro cerebro más antiguo y el que nos ha mantenido vivos hasta hoy en día: el cerebro reptiliano. Y, sorprendentemente, es el responsable de nuestras decisiones de compra.

 

 

 

Neuromarketing: El cerebro reptiliano y las decisiones de compra

 

¿Alguna vez nos hemos preguntado?:

– ¿Porqué algunas veces los productos con precios más altos o peor calidad superan en ventas a sus competidores?

Si te interesa lo que lees, puedes suscribirte

Suscríbete y te mantendré informado de los nuevos contenidos y de la información que te pueda interesar.

– ¿Porqué y cómo a veces compramos determinados productos con decisiones de compra “irracionales” y poco prácticas?

– ¿Porqué algunas marcas tienen un gran impacto entre sus seguidores y otras no provocan “engagement” o “loyalty”?

A través de Neuromarketing (la combinación de neurociencia, marketing y tecnología) podemos acercarnos a descubrir cómo funciona nuestro cerebro en las decisiones de compra.

La neurociencia y las ciencias del comportamiento, como la PNL (Programación Neuro Linguistíca) sostienen que:

"Es nuestra mente inconsciente, y no la consciente, la que determina como respondemos a anuncios, marcas y productos y, en última instancia, determina nuestras decisiones de compra".

Los consumidores no nos damos cuenta, realmente, por que compramos lo que compramos. Y eso se debe a cómo está formado nuestro cerebro.

 

¿Quieres que te ayude con tus campañas de Adwords?

Gestión de campañas Adwords banner artículos

La arquitectura de nuestro cerebro

De acuerdo los los neurocientíficos, el cerebro humano está formado por tres partes principales, pero cada una funciona como un cerebro en símismo.  Estos tres “cerebros”, enclavados unos en los otros, son los siguientes:

1- El cerebro “Humano”, Nuevo o Externo: Es la parte más evolucionada de la mente, conocida como “cortex”.  Es el responsable de la lógica, el aprendizaje, el lenguaje, pensamientos conscientes y nuestra personalidad.

Tipos de cerebro y cerebro reptil en neuromarketing

2- El cerebro “Mamífero“, medio: También conocido como el Sistema Límbico. Responsable de las emociones, estados de ánimo, memoria y hormonas.

3- El cerebro “Reptiliano”, el viejo e interno: Controla las funciones básicas para la supervivencia, como la sensación del hambre, la respiración, las decisiones instintivas de “corre o lucha” y nos mantiene fuera de peligro.

A pesar que el Neuromarketing está aún en sus comienzos y tiene mucho campo por explorar, una cosa está clara:

"Es el cerebro reptiliano, el viejo, el que dirige nuestras decisiones de compra".

Así lo determina Erik du Plessis, en su libro “The advertises mind“, donde afirma que es el cerebro reptiliano el encargado de la toma de decisiones rápidas en nuestra mente.

Para construir la lealtad a una marca, hay que saber desencadenar la respuesta del “viejo” cerebro reptiliano.

Un mensaje tipo: “reducimos el precio en un 20%” va dirigido al cerebro lógico, al cortex, pero no al reptiliano. Y en muchas ocasiones el “viejo” cerebro ignora las ideas lógicas del cortex y toma las decisiones de compra sin que nos demos cuenta a un nivel consciente. Saber y entender qué mecanismos enciende las luces del cerebro reptiliano, hará que nuestra marca tenga mucho más éxito.

CocaCola lo entendió hace mucho tiempo.

 

Haz clic aquí y accede ahora a los cursos de Udemy sobre neuromarketing

 

El cerebro reptiliano, el viejo

Paul McLean, neurocientífico americano, quien creó la teoría evolutiva del cerebro triple, donde afirma que el cerebro humano es, en realidad, tres cerebros en uno: El neocortex, el sistema límbico y el reptiliano. Según la teoría, el cerebro ha experimentado tres grandes etapas en la evolución: primero el reptiliano, seguido del límbico y, por último, el cortex.

Así los tres cerebros, o el cerebro triple, sólo lo tienen los mamíferos superiores. Los mamíferos inferiores poseen el sistema límbico y el reptiliano. El resto de los vertebrados solo poseen el cerebro reptiliano.

Así pues, la parte más antigua de nuestro cerebro, el reptiliano, es el que posee las capacidades instintivas básicas relacionadas con la supervivencia, el que nos ha mantenido vivos hasta hoy: deseo sexual, búsqueda de comida, lucha o escapa.

Actúa cuando el cuerpo se lo pide: respiración, control hormonal, hambre, ritmo cardíaco, presión sanguínea, sed,  etc. Es incapaz de aprender. No existe pasado ni futuro, solo el presente, el ahora mismo. No piensa ni siente emociones. Es la impulsivilidad.

Es el que nos proporciona  la formación de hábitos mediante la repetición de acciones, hasta que se convierten en rutinas.

Las decisiones de compra del cerebro “viejo”

1- El cerebro viejo, reptiliano, está conducido por las emociones

El cerebro reptiliano funciona por el mecanismo de estímulo-respuesta. La emociones son las respuestas inconscientes y automáticas a los estímulos sensoriales. La vista del océano, un amanecer, el olor del café, el tacto de una rosa…todo desencadena una respuesta emocional inconsciente.

Las emociones juegan un papel determinante en las decisiones de compra. En un mercado saturado de productos, son las emociones las que dirigen la toma de decisión. Saber apelar a los sentimiento de los consumidores, es o que va a determinar el éxito de una marca. Todo un campo para desarrollar, en nuevo Marketing Emocional.

Logica y emociones neuromarketing reptiliano

 

Cuanto mayor sean los sentidos que una marca hace reaccionar respecto a sus productos o servicios, mayores emociones despertarán en los usuarios y mejor podrá influenciarlos en sus decisiones de compra.

2- El viejo cerebro decide en función del beneficio vs sacrificio

Todos buscamos constantemente dos aspectos fundamentales: encontrar satisfacción y evitar el dolor. Pero reaccionamos mucho más ante las sensaciones de miedo, pérdida o amenaza que ante las de búsqueda del placer.

En “Cómo dominar el arte de la persuasión“, Kevin Hogan afirma que los consumidores basan más sus decisiones de compra en evitar el dolor que en la búsqueda de placer, en una relación de 2,5 a 1.

3- El viejo cerebro está más influenciado por los comienzos y finales

El comienzo y el final de un evento es lo que determina nuestra percepción de la experiencia completa. La impresión inicial actúa como un filtro por el que vamos a ver el resto del mensaje. Y el final es el recuerdo más cercano del evento y tiene un gran peso en la huella que nos deja lo que hemos experimentado.

Por eso, en marketing para que nuestro mensaje sea convenientemente aceptado, es vital dejar una fuerte primera impresión. Es lo que va a enganchar a la audiencia. Desde una sonrisa de bienvenida a una buena pregunta formulada al principio, los primeros segundos son críticos para que nuestro cerebro determine que los que viene a continuación le interesa.

4- El viejo cerebro está orientado y responde rápidamente a las imágenes

Se dice en Comunicación que la forma o manera en la que recibimos y procesamos la información, es en un 65% debido a patrones visuales. Igualmente la primera impresión de una persona es debida a si apariencia física. Y es porque en todos los casos, el viejo cerebro responde a estímulos visuales, no a palabras. Las palabras entran en el campo del cerebro “nuevo” y son secuandarias en el proceso de compra.

Por esto mismo hay que potenciar el mensaje principal de una marca y transmitirlo de una manera visual (como en el diseño del producto, imágenes en los anuncios, envoltorio o packaging, etc). De esta manera se fortalecerán las conexiones emocionales de los consumidores con la marca.

5- El viejo cerebro comprende sólo lo que es tangible, físico y concreto

Como señala Patrick Reinvoise , en “Neuromarketing: is there s “buy button” in the brain“, el viejo cerebro está constantemente buscando lo que es familiar y tangible. No entiende números o conceptos abstractos como “enfoque integrado” o “solución integral”.

Neuromarketig, Cerebro inconsciente, reptil y las decisiones de compra

Por esto, en Marketing, para hablar al viejo cerebro hay que utilizar beneficios tangibles. Así, por ejemplo, una promesa de “enorme felicidad”, en un sinsentido para nuestro viejo cerebro, mientras que el uso de metáforas ayuda, como referirte a tu servicio como  una oferta “Cadillac”. Siempre mostrar los beneficios del producto o servicio de una manera tangible.

Como explica Patrick Reinvoise, el 99% de nuestras decisiones no las toma la razón, sino el instinto. La razón es lo que busca las excusas para justificar esas acciones, las que ha elegido el cerebro reptiliano. Éste no entiende de abstracciones, solo lo tangible que es profundamente emocional y visual.

Los seis estímulos del cerebro reptiliano

1- El cerebro reptil está centrado en sí mismo

Todo lo que no sea para el, no le presta atención. No tiene empatía ni paciencia.

2- El cerebro reptil busca el contraste

Los contrastes permiten al cerebro decidir: Con/sin, mucho/poco, todo/nada. Sin un mensaje claro de contraste se ralentiza la toma de decisión.

3- El cerebro reptiliano es tangible

Mensajes claros, concisos y reconocibles. Nada de abstracciones y complejidades.

4- El cerebro reptil prioriza el principio y final

Mensaje claro al comienzo y repítelo al final. El cerebro reptil no presta mucha atención a la que va en medio.

5- El cerebro reptil es visual

Lo visual llega inmediatamente al cerebro reptil y activa la toma de decisiones. Eso nos ha permitido seguir vivos ante peligros o potenciales peligros inminentes. El cerebro reptil determina algo como “peligro” y toma una decisión antes de que siquiera llegue la información al cerebro nuevo.

6- El cerebro reptil responde a las emociones

Las emociones hacen que la realidad sea percibida de manera diferente y modifican la toma de decisiones.

Haz clic aquí y accede ahora a los cursos de Udemy sobre neuromarketing

 

Espero que te haya resultado interesante ver como el cerebro reptil determina las decisiones de compra. Muy buena información en inglés, en la que me he basado en parte, está en este artículo de Denise Corcoran.

El ir conociendo cada vez más, cómo funciona nuestro cerebro y aplicarlo al marketing, con el gran aporte de las técnicas de neuromarketing, va a ser una gran ventaja para las marcas y también para los usuarios.

Si te interesan los temas sobre neuromarketing puedes ver buen material en Neuromarca.com.

 

Puedes dejarme un comentario, si lo deseas, o suscribirte a mi blog.

 

¡Saludos!

 

 

 

 

 

 

 

 

Javier Ramos

Consultor de marketing digital especializado en posicionamiento web , embudos de conversión con Facebook Ads y email marketing.
Autor de javiramosmarketing.com y colaborador en diferentes webs de marketing.
Puedes ponerte en contacto conmigo a través de mi blog.

This Post Has 24 Comments

  1. Muy buen artículo . No lo podías haber explicado mejor . Las emociones son las que nos llevan tomar las decisiones de compra , ¡lo tengo tan claro! , no compramos productos sino emociones , el bien estar que nos produce conducir un coche contracción 4×4 en la nieve , el maravilloso descanso en un sitio paradisiaco o el vernos más delgados y saludables después de comprar una dieta de adelgazamiento . Saber esto nos ayuda a vender mejor. Si profundizamos un poco mas hay también muchos elementos que influyen en la persuasión de compra según Robert chaldini. Estos elementos son la : reciprocidad, el compromiso , la prueba social , autoridad , afinidad y escasez, y lo dejo aquí porque daría no para un artículo sino para un libro entero.

    -Juan Zuazola -director de Jzfilms marketing

    1. Hola Juan.

      Estoy contigo que no se compran productos, sino lo que creemos que nos van a proporcionar. Y en muchas ocasiones lo que buscamos es mejorar nuestro “estatus”, queremos mejorar la percepción que de nosotros tienen los demás. Es un tema apasionante porque, para mí, son las emociones lo que mueve el mundo.
      No conocía a Robert Cialdini, pero gracias por mostrarlo, porque sus estudios sobre la persuasión me interesan mucho.

      Juan, eres un crack!, gracias por tus comentarios.

      ¡Un fuerte abrazo!

  2. Hola Javi;
    Buenísimo el post. Es el típico artículo que me gusta leer como profesional, pero como compradora no tanto, jeje. Tomo nota de mis instintos y de mi cerebro reptil para tenerlo bajo control, Un abrazo

    1. Hola Milena!

      Me alegra que te haya gustado. Todos tenemos el cerebro reptil que toma las decisiones. En tanto en cuanto seamos más conscientes de esto, podremos intentar controlarlo un poco más.

      Gracias por tu comentario y por pasarte, y ¡enhorabuena por el artículo de la semana pasada!

      Un abrazo!!

  3. […] Me compro la yogurtera que realmente no necesito porque costaba 200 € y ahora cuesta 80 €. Realmente no he ahorrado 120 € sino que he gastado 80 € que no tenía previsto. Pero en nuestra mente de consumidor alienado hemos ahorrado esos 120 € y nos da el subidón de haber encontrado una ganga y sentirnos poderosos en la lucha titánica contra el sistema. (Cuando el sistema nos tiene muy bien estudiados y sabe como influir en nuestro cerebro reptiliano). […]

    1. Hola Bocados de Madriz!

      Feliz año y gracias por tu comentario. ¡Muy buen aporte! Efectivamente cuando vemos una oferta a nivel inconsciente se activan las señales de no dejar pasar esa “oportunidad”. Si, además, le ponemos un poco de “escasez” en cuanto a unidades o tiempo, se activan aún más los resortes.

      Muy buen punto 🙂

      Un abrazo!

  4. Hola Javier,

    He leído con mucha atención tu entrada, y me ha gustado mucho. Llena de mensajes claros, concisos y reconocibles 😉

    Llevo tiempo elucubrando hipótesis basadas en los diferente tipos de sensibilidad, que podrían agruparse en tres: sensitividad (reptiliana), afectabilidad (límbica) y distinguibilidad (neocortical). Y me ha venido de lujo esta reflexión que has planteado desde el punto de vista del marketing. Explica muchas cosas sobre este punto concreto y sobre otras tomas de decisiones. Muy interesante para pensarlo en profundidad.

    Quisiera compartir el contenido (añadiendo la fuente, obviamente) al completo en mi modesto blog recién creado, y si fuera posible usando la misma imagen. ¿Es posible o crees que es mejor compartir sólo el enlace?

    Ya me dices algo.

    Un saludo y gracias por la entrada

    1. Hola José Luis!

      Feliz año! Y perdona pero se me había “pasado” tu comentario. Muy buena tu reflexión y un placer si te ha ayudado el artículo.

      Puedes compartir el contenido, pero si lo copias Google te va a penalizar por contenido duplicado. Mejor haz una entrado tuya, mencionas al autor y pones el enlace al artículo. Así das información de valor y tienes contenido original.

      Un abrazo!

  5. Hola, me parece interesante el enfoque y resumen de la información. Me gustaría contactar para intercambiar información. Dejo mi cuenta de correo, gracias.

  6. Excelente información Javi,
    El cerebro reptiliano es algo que siempre me tiene en constante investigación, para incluirlo en procesos creativo que realizo, y sin duda que es clave en la respuesta y aceptación de un servicio y producto.

    Flor.

    1. Hola Flor!

      Pues ya somos dos! Me fascina conocer cómo funciona el cerebro, su estructura y cómo se van formando las conexiones neuronales. Y la “batalla” constante entre el neocortex, el sistema límbico y el cerebro reptiliano.

      Muchas gracias por pasarte a comentar y mucha suerte con tus proyectos.

      Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *